Ranas arborícolas, pequeñas, hermosas ¡y mortales!

0
Ranas arborícolas

Muchas personas sienten una particular aversión por las ranas, pues, aunque inofensivas, presentan, en su mayoría, una apariencia no tan agradable a la vista, aunque el caso es muy distinto cuando hablamos de las ranas arborícolas.

Extrañamente, dentro de la familia de los anfibios existen varias especies que son todo lo contrario: poseen una bella apariencia, pero son ¡muy peligrosas! Estamos hablando de las ranas arborícolas venenosas, también conocidas como ranas venenosas, habitan en los bosques y selvas tropicales de Centro y Sudamérica, donde la temperatura y humedad se mantienen estables.

Las ranas arborícolas se alimentan de insectos

De acuerdo con la literatura científica, estas ranas tienen un apetito voraz. Son insectívoras; en su dieta se incluyen hormigas, pequeñas moscas y otros invertebrados no muy grandes. No es extraño que una rana arborícola saludable devore hasta cien hormigas en un día.

animales más venenosos del planeta

Estos anfibios, en su mayoría, se distinguen por el disco que presentan, en forma de uña, en el extremo de los dedos, así como por sus colores vivos y brillantes, los cuales sirven de advertencia para aquellos animales que podrían comerlas.

Todos estos anfibios segregan un poderoso veneno mediante glándulas epidérmicas; dicha toxina puede ocasionar severos trastornos con tan sólo tocarla.

Un extraño cortejo nupcial

Las diferentes especies de ranas arborícolas realizan un curioso cortejo antes de la fecundación: macho y hembra “juegan” juntos durante unas dos o tres horas. Saltan sin descanso el uno sobre el otro, cayendo a veces sobre el dorso del compañero.

Más tarde, la hembra deposita los huevos en el suelo, y el macho, que ha estado esperando cerca de ella, pasa por encima y los fecunda.

Una vez realizada esta labor, el macho los coloca sobre su espalda, donde se pegan a la piel. Cuando los huevecillos revientan, los renacuajos (que pueden llegar a ser más de 15), permanecen encima de su progenitor hasta que alcanzan buen tamaño. En ese momento, el padre los conduce al agua, donde empiezan a nadar solos iniciando una vida independiente.

animales más venenosos del planeta

Su poderoso veneno

Las serpientes, aves de presa y algunos mamíferos carnívoros que generalmente se alimentan de anfibios, se mantienen alejados de las ranas arborícolas, debido a su naturaleza venenosa.

Los indígenas de América del Sur tienen fama de utilizar flechas envenenadas que, se sabe, causan la muerte tras hacer contacto con la piel de la víctima.

Para obtener el veneno, los indios atraviesan a la rana con una lanza muy puntiaguda y luego la suspenden sobre el fuego. El calor hace brotar la sustancia de la piel del animal, y se va depositando gota a gota en un recipiente.

La cantidad que se recoge de cada rana y su potencia varía según las especies. Por ejemplo, el veneno de la rana Kokoi de Colombia segrega una toxina que es diez veces más potente que la del pez globo de Japón.

Ranas arborícolas que comen

Un cuarto de miligramo de esta sustancia es suficiente para matar a un hombre. Una rana Kokoi que solo mide 2.5 cm, puede proporcionar ponzoña suficiente para envenenar 50 flechas.

Pero, además, el líquido tóxico de las ranas también es muy buscado debido a sus propiedades medicinales, pues se ha descubierto que actúa del mismo modo que las hormonas segregadas por la glándula suprarrenal, bloqueando la transmisión de impulsos entre los nervios y los músculos.

Muchas de estas ranitas ponzoñosas, como le llaman en Europa, ya se encuentran establecidas en los mercados de mascotas, incluso algunas de las que son venenosas.

No obstante, se ha notado que aquellas criadas en cautiverio y alimentadas con comida de mascotas no demuestran ser tan tóxicas como miembros de la misma especie en la naturaleza.

Se cree que tal vez las toxinas estén relacionadas con la dieta. De todas formas, a no ser que usted sea un experto criando ranas y sepa muy bien lo que está haciendo, le recomendamos que no las toque.

cinefans

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *