Mordidas, abrazos y hasta costillas rotas, así es el amor entre los animales

0

El amor es la apasionada afección por alguien, tanto entre los animales como en los seres humanos. De esa atracción nace el acoplamiento amoroso y después la reproducción y perpetuación de la especie. Hoy te hablaremos de ese bello sentimiento entre los animales.

Todos sabemos que cada animal hace el amor a su manera, a veces con fuertes mordidas y rasguños como entre los chitas, leones, gatos y otros felinos, o bien, con ternura como entre las palomas.

Probablemente, no sabías que las parejas de osos blancos se abrazan con cariño antes del intercambio sexual. Los rinocerontes, por su gran tamaño y peso, al hacer los machos el amor a las hembras, a menudo las lastiman fracturándoles las costillas.

Por su parte, los voluminosos hipopótamos también son muy toscos, pero como el amor lo hacen en el agua, donde su peso disminuye, las hembras sufren menos.

El amor entre los animales, tan extraño como fascinante

¿Existe el amor en los animales?

Las jirafas, por su gran altura, obligan a los machos a hacer actos de acrobacia para enamorar a las hembras.

Las parejas de elefantes se besan enrollándose las trompas de uno alrededor de la otra.

Uniones para toda la vida

En las aves, la mayoría de sus uniones duran toda la vida, como entre los cisnes, cigüeñas y otras. Entre los pingüinos, los machos regalan piedritas a las hembras y cuando estas ponen los huevos, ayudan a empollarlos. Entre el avestruz, emúes y canguros, los machos relevan a las hembras cuidando los huevos, cuando ellas van en busca de comida.

El macho de la tortuga da vueltas alrededor de la hembra, la golpea y le mordisquea las patas, inmovilizándola y apoyándose en el extremo de su espalda, se acopla con la hembra. Durante el acoplamiento, los machos emiten unos chillidos agudos de placer.

¿Existe el amor en los animales?

Entre los inteligentes delfines, a veces los machos jóvenes forman pandillas, persiguen a las hembras solas y les hacen el amor tumultuariamente.

Entre los peces, los tiburones machos son muy rudos, someten a las hembras dándoles mordidas en el lomo o aletas, que les dejan cicatrices perpetuas. Las hembras son ovíparas, pero en unas especies los huevos crecen entro de su cuerpo y el tiburoncito que rompe su cascarón primero, se traga a sus hermanos, aunque solo a los que no han nacido.

En otras especies de tiburones, las hembras ponen sus huevos en forma de tirabuzón en los salientes de las rocas del fondo del mar o en las plantas submarinas.

Sin duda, el amor entre los animales es tan maravilloso como las mismas especies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *