Cálao, conoce al primo hermano del tucán que, además, es muy bueno imitando a otras aves

0

Con su largo pico, a menudo coronado por un casco prominente, colores vivos, gran diversidad de cantos y un batir de alas apresurado, estos animales son muy notables y reconocibles al instante. Hoy te vamos a platicar algunas cosas que probablemente no conocías de los cálaos.

Estas aves presentan cierto parecido con los tucanes, y como estos, en efecto, están dotados de un pico enorme pero muy ligero, más o menos curvado y casi siempre provisto de extrañas protuberancias llamadas cimeras.

Los cálaos habitan preferentemente las selvas espesas, donde abundan los árboles altos y donde casi siempre se les puede ver en parejas. Son aves de carácter muy sociable, suelen reunirse con ejemplares de su especie, de especies afines, e incluso con los de otras totalmente distintas.

Casi todos caminan con dificultad, mientras se desplazan ágilmente entre las ramas de los árboles. Vuelan bien, pero, en general, recorren trayectos breves; no obstante, algunos ondulan largo rato en lo alto, describiendo amplios círculos. Casi todas las especies vuelan produciendo gran ruido.

Los cálaos tienen una vista envidiable

Los Cálaos tienen cierto parecido con los tucanes

Tienen los sentidos muy desarrollados, de lo cuales, el más perfecto es el de la vista, seguida del oído. Además, los cálaos pueden imitar con facilidad los sonidos de otras aves.

Su dieta es mixta; casi todos devoran los insectos y pequeños vertebrados, mientras que en los bosques devastan los nidos de otras aves, y tampoco le hacen el feo a los animales muertos. Todas las especies de cálaos, sin excepción, consumen bayas, frutas y semillas.

La función reproductora de estas aves ofrece aspectos muy particulares. Hacen sus nidos en árboles huecos, pero lo hacen de forma muy singular. El macho utiliza una mezcla de barro, tierra y excrementos para, literalmente, encerrar a la hembra mientras esta incuba, sin dejar más que un pequeño orificio, a través del cual le pasa los alimentos; desde la parte interior del nido, la hembra colabora con su compañero para cerrarlo.

Los Cálaos tienen cierto parecido con los tucanes

Dado que la incubación de los huevos puede durar hasta cuarenta días, la hembra permanece en su encierro unos tres meses, y en ocasiones, cuatro. Llegado el momento de salir, rompe la pared que la separa del exterior, ruptura que lleva a cabo descargando fuertes picotazos sobre el tabique.

También te puede interesar: Charas, las increíbles aves que celebran funerales

Las Fresas Fresas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *