Gineta, uno de los animales más sigilosos del reino animal

0

Durante todo el largo día, la gineta permanece dormitando sola en su guarida, esperando pacientemente a que llegue la noche. Tiene el tamaño de un gato montés, delgada, de pelaje moteado y orejas muy grandes… ¡y más sensibles que las de los murciélagos! 

Sus ojos delatan que pertenecen a la familia de los felinos. Camina con las patas pegadas al cuerpo, casi sobre sus uñas semirretráctiles. Sus vibrisas (o bigotes) pueden alcanzar hasta 9 cm. Camina de esta forma para andar muy lentamente y con el mayor sigilo. Lleva siempre su nariz pegada al suelo, ya que así logra localizar a sus presas.

La gineta suele utilizar su olfato para comunicarse. En efecto, sus señales olorosas persisten incluso cuando ha abandonado un lugar. Estas esencias provienen de la glándula fétida asociada con los genitales, y otras son realizadas al frotar sus costados o las patas traseras contra algún objeto

La gineta es predecible, si baja las orejas es porque va a atacar. Si apunta con las orejas hacia adelante, es que va a huir, y si las estira hacia arriba, es porque anda de conquista, y si las mueve rápidamente, es porque tiene miedo.

¿De qué se alimenta la gineta?

Marca con sus heces fecales su territorio. Una hembra puede reconocer el olor de un macho, incluso aunque hayan pasado muchas semanas. Además, es hábil cazadora de todo tipo de roedores, aves, lagartos e insectos. No desprecia los frutos, y como los gatos, ocasionalmente mordisquea hierba para refrescar el interior de su estómago.

La Gineta cazadora furtiva entre las sombras

En su territorio caza durante toda la noche. Siempre sigue el mismo camino. Recorre la misma vereda noche tras noche y, a menos que vea algún animal a lo lejos, no sale de ella. Se desplaza tan sigilosamente, casi pegada al suelo, que no hace crujir ninguna hoja, ni una ramita. Cuando las presas se dan cuenta, es porque la gineta se ha abalanzado sobre ellas y, de una certera dentellada, les corta la yugular.

Las ginetas alcanzan la madurez sexual a los cuatro años, cuando pesan unos dos kilos. El ciclo sexual del macho no es estacional, es decir, siempre está activo.

¿Cuántas crías tiene una gineta?

La Gineta cazadora furtiva entre las sombras

Una vez que quedó preñada, la hembra prepara una oquedad de árbol, entre las piedras y el suelo y ahí, a su tiempo, da a luz. La gestación dura una media de 70 días y los partos se producen de abril a junio y de septiembre a noviembre. Los recién nacidos, de dos a cuatro, están recubiertos de pelo y tienen los ojos y las orejas cerrados; su peso oscila entre los 61 y los 82 g y miden de 23 a 37 cm de largo. Alrededor de los cuatro meses son destetados, pero desde la séptima semana ya empiezan a tomar alimentos sólidos.

Te puede interesar: Pingüinos, algunos datos que no conocías de esta increíble especie

Bendita Comida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *