Cortejo animal: Así se pelean ellos por el amor de ellas

0
cortejo animal

No solo en nuestro mundo, nosotros los caballeros nos damos de puntapiés y puñetazos por el amor de una bella dama, también en el reino animal, diferentes especies de machos se enfrentan entre sí para defender el territorio donde se va a aparear, para que no les vuelen a la conquista o para demostrar quién es el más valiente y resistente frente a la hembra. Hoy hablaremos el cortejo animal.

Para ilustrar esto tenemos varias muestras, como la que nos ofrece el camaleón Jackson, un verdoso animal muy parecido a la especie de la cual toma su nombre, salvo que este posee tres cuernos en la cabeza. El simpático camaleón selecciona el terreno y el arbusto o la rama donde se va a reproducir. Una vez hecho esto y una vez que la hembra acude al llamado de amor, el macho se enfrenta a cualquier intruso que quiera robarle a su novia en un singular combate en el cual, como es obvio, la hembra no participa, solo espera darle una caída de ojos y su premio al vencedor.

Los dos machos entrelazan los cuernos de la cabeza y comienzan un extraño combate de fuerza y resistencia; se jalan, se empujan y hacen lo imposible por vencer al oponente. Cabe aclarar que, aunque la oportunidad de morder al contrario se presenta, esto nunca sucede.

La lucha termina cuando el más débil se rinde y se retira avergonzado, dejando al más fuerte como único dueño del territorio… y de la agraciada hembra.

cortejo animal

Pelean, hasta que uno de los dos queda volteado, así es el cortejo animal

Un caso similar se presenta en las tortugas de tierra.

Cuando dos machos de esta especie quieren disputarse la posesión de alguna hembra, primero se provocan moviendo la cabeza de arriba abajo y después… ¡zas! Se atacan con todas sus fuerzas. Esta lucha consiste en empujarse y golpearse hasta que alguno de los dos se rinde.

El combate finaliza cuando, como en el caso del camaleón Jackson, el más débil se retira o es volteado concha abajo por su oponente.

Entonces viene la parte dramática, pues el vencedor se aleja triunfante a disfrutar de las delicias del amor, mientras el derrotado se debate para quedar en posición correcta. En esos momentos su concha protectora se convierte en una trampa mortal, pues los rayos solares se van acumulando en la parte blanda del animal y en su interior… hora tras hora hasta que al final sobreviene la muerte, si el animal no puede regresar a su posición original.

cortejo animal
Camaleón Jackson

La araña que tiene que bailar por casi dos horas para impresionar a su novia

Otro caso en particular se da en las comunidades de ciervos, donde las hembras permanecen en la época de celo, agrupadas y regidas por un macho dominante, que patrulla sin cesar en un radio de 30 m o más, bramando y retando a cualquier otro que se acerque. Cuando esto sucede, el macho se enfrenta a su rival luchando y golpeándolo con su tremenda cornamenta.

Lo malo de esto es que, mientras el dueño del harén se enfrenta a su rival, un tercero se acerca para conquistar a alguna hembra, como quien dice, a “darle gane al otro”.

Pero esto en la mayoría de las veces no llega a más, porque el macho dueño expulsa al intruso con fuertes golpes una vez que se ha desembarazado del primer rival.

En el caso de la araña de espalda roja australiana o viuda negra, como se le conoce comúnmente de este lado del mundo, el macho de esta especie es mucho más pequeño que la hembra, lo que puede explicar el intrigante cortejo que pareciese cruzar la línea del abuso.

cortejo animal

Las hembras requieren que el macho baile una elaborada coreografía durante 100 minutos. Durante la danza, el macho une su telaraña con la de la hembra y golpea su abdomen como si fuese un tambor. Es un acto de fuerza sin pausas que puede no impresionar a la hembra lo suficiente como para que acepte aparease. Si se detiene muy pronto, ella le morderá la cabeza. Luego será comido y otro macho peleará por el privilegio de bailar hasta la muerte o hasta el placer.

El murciélago orejudo de California tiene su hogar en el suroeste de los Estados Unidos. El macho crea una especie de «bar para solteros» en la noche dentro de una caverna o mina y defiende su territorio agresivamente, al tiempo que llama a las hembras disponibles que pasan por su “habitación”.

El macho bate sus alas en un vistoso despliegue y, si atrae a una hembra lo suficiente como para que esta aterrice, vuela hacia ella y la envuelve con sus alas. Si ella permanece y deja que la acaricie con el hocico, se aparearán. Si no, el macho continúa llamado y aleteando. Cualquier otro macho que vuele en el territorio reclamado, corre el riesgo de ser golpeado en el aire por sus rivales territoriales de cortejo

Te puede interesar: Conoce al enigmático lagarto que ¡Lanza sangre por sus ojos!

cinefans

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *